CONVENCIÓN BAUTISTA ECUATORIANA  

  Misión: Cada uno gana uno y cada iglesia siembra una, cada año

BIOGRAFÍA MISIONERA

MISIONEROS PRISCILLA Y RAÚL

El Misionero Raul Esteban Moposa Ibaza nació en la provincia de Pichincha Quito el 31 de marzo de 1990, siendo el tercer hijo del Señor Genaro Moposa y la Señora María Victoria Ibaza miembros de la Iglesia Bautista Universitaria de Quito.


La Familia Moposa Ibaza siendo llamados por el Misionero Rene Mosquera fueron invitados a venir a vivir en la ciudad de Ibarra colaborando en la construcción de la hasta hoy Iglesia Bautista Sinaí.


Desde muy pequeño fue consagrado al Señor por sus padres, criado bajo un hogar Cristo céntrico, aprendiendo amar su palabra, y desde los 9 años saliendo para las Misiones de Salinas, Palakara, de la mano del Misionero Rene Mosquera; sin saber que Dios tenía un plan maravilloso para su vida y su crecimiento dentro de la Iglesia.


Al llegar a la adolescencia empezó a servir en la escuela dominical con los niños, escuelas vacacionales y participando del ministerio de alabanza durante 12 años, en donde Dios le levantaría después como Ministro de Alabanza.


Al terminar sus estudios Dios lo llamo a prepararse en el Instituto Bíblico Palabra de Vida. C.I.D. y es ahí en donde Dios confirma su llamado al ministerio integral.


Después de terminar sus estudios en Palabra de Vida regresa a su Iglesia, para continuar sirviendo al Señor. Empezó a servir en ministerio de jóvenes y con los niños y formando un grupo evangelístico con los jóvenes para alcanzar a niños, jóvenes y adultos en el hospital San Vicente de Paúl en área de pediatría.

Después de un tiempo empezó a trabajar más directamente en las Misiones de la Iglesia Sinaí en el valle del chota y algunos barrios de la Ciudad de Ibarra, fue en ese tiempo que llegaron un grupo de Misioneros Brasileños.


En donde Dios tendría preparado una sorpresa para el: su esposa la Misionera Priscilla Gomes Carneiro, donde pudieron servir juntos a Dios, se hicieron amigos continuando aun después de que termino su trabajo en Ecuador, en ese tiempo empezó a estudiar en el Instituto Bíblico Bautista para prepararse para el ministerio integral, después de un largo tiempo de amistad, Dios toca en el corazón de los dos para empezar a orar por cuál será su voluntad. Finalmente se casaron el 27 de Mayo del 2018 y juntos servirían al Señor en las Misiones y también empezando un curso auxiliar de enfermería.


Un año después de matrimonio y ministerio juntos y a la espera de su primer bebe Dios los llama para servir como Misioneros de la Convención Bautista del Ecuador en la Provincia de Loja en el Cantón Catamayo para sembrar la segunda Iglesia Bautista de la provincia y apoyando el trabajo misionero que ya se está realizando, siendo parte del gran sueño y anhelo del Misionero Pastor Jorge Rodríguez de la primera Iglesia Bautista del Terere de la Provincia del Napo, trabajando juntamente con la primera Iglesia Bautista de Loja con apoyo del ministerio de evangelismo y misiones de la Convención Bautista Ecuatoriana, viendo la necesidad de que las personas escuchen el evangelio en esta provincia que es considera no alcanzada por tener de uno a dos por ciento de cristianos.


La Misionera Priscilla Gomes Carneiro nació en Niteroi, en la Provincia del Río de Janeiro, Brasil, el 04 de septiembre de 1986. Siendo la primera hija, de 3 hermanos. Sus Padres Daniel Lopes y Dirce Gomes, ya con 9 días de vida le presentaron al Señor, con gran alegría en la Primera Iglesia Bautista de Niteroi, donde sus padres casaron e iglesia de su querida abuelita Jacira Pereira, que fue el gran instrumento para que la familia había llegado a conocer a Dios. 

Su papa también fue creado en los caminos de Cristo y por eso desde pequeña fue ensenada los principios bíblicos y así fue creciendo ya los 13 años fue bautizada en la Iglesia Batista de Barra del Imbuí, Teresópolis, de donde sus papis empezaron a vivir cuando ella tenía, 9 años. Su conversión se dio en un proceso desde su pre-adolescencia donde ella fue reconociendo sus pecados y necesidad de arrepentimiento y salvación, que sólo es posible en Cristo.

A lo largo de los años y de experiencias marcadas que tuvo con Dios y tras un período de gran dolor y crisis en su vida, esta salvación fue confirmada por el Espíritu Santo, así como la definición del llamado específico. Desde la adolescencia tuvo experiencias de evangelismo en la escuela con los colegas, en la realización de teatros y siempre cuando había predicaciones de misioneros en la iglesia aquello e impactaba también trabajaba con el departamento infantil, de sordos y formaba parte del ministerio de danza y participó de algunos impactos evangelísticos y proyectos misioneros de mi iglesia local.En el aspecto académico y profesional se formó en Pedagogía, con la especialización en Psicopedagogía y trabajó por 5 años como profesora en la prefectura de Río de Janeiro hasta poder ejercer íntegramente su llamado.